Inicie sesión

Iniciar sesión

¿Olvidó su contraseña?

Crear Cuenta

Registrarse

0

Ford en México

Ford en México

FORD EN MÉXICO

¿TODOS REALMENTE SABEMOS LO QUE HACÍA FORD POR LOS MEXICANOS?

En nuestro país la industria automotriz ha crecido exponencialmente desde que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se firmó hace poco más de dos décadas, teniendo como principal figura al vecino del norte.

Se produjeron en México más de 3.4 millones de vehículos sólo en el año 2015. Los principales importadores fueron Estados Unidos y Canadá.

Las cifras no mienten, México no es el máximo exportador de autos hacia los Estados Unidos. Japón, Canadá y Alemania están a la cabeza y se disputan el primer lugar, pero la gran diferencia es que Nuestro país tiene más de cuarenta tratados de libre comercio, además del (TLCAN), con diferentes países tanto en América como en la Unión Europea que hacen que pueda importar materia prima y cobrar aranceles preferenciales.

Los proveedores mexicanos aportan el 40 por ciento de la producción automovilística, sobre todo de componentes usados en los autos ensamblados en Estados Unidos. Cinturones de seguridad, fundas para asientos, bolsas de aire u otras partes fundamentales para la cadena de producción son fabricadas en México. La mano de obra económica y menores costos de producción son las razones por las cuales esto ha sido así desde el año 1994. Estos hechos ponen en duda la rentabilidad de eliminar la producción en el país y migrarla a los Estados Unidos.

Desde antes de su llegada al poder, el ahora Presidente de los estados Unidos, ha mostrado su fuerte postura sobre las políticas económicas. Desde su cuenta de Twitter pone en la mira al sector automotriz no solo de su país, sino que también del extranjero.

Ha declarado que impondrá “grandes aranceles” a fabricantes de gran renombre como lo son Ford, Genral Motors y Toyota. La razón es muy simple para él; estas empresas siguen ensamblando sus productos fuera de los Estados Unidos para luego venderlos en el mismo.

 

Esto tuvo como consecuencia que Ford anunciase que abandona sus planes de construir una nueva planta de producción en México, trayendo consigo un gran descontento y preocupación por parte de los empresarios mexicanos y la población en general, Por su parte, el director ejecutivo de Fiat Chrysler Sergio Marchionne, define como un “cambio de juego” para la industria automovilística la postura y declaraciones de Donald Trump.

Donald Trump defiende su postura marchando hacia la Casa Blanca con el lema “Fabrica en EU." , lo que seguramente será un preámbulo del tipo de acciones y políticas proteccionistas que tomará durante su mandato, como lo prometió durante toda su campaña con frases muy comentadas como "Las compañías no se marcharán de Estados Unidos sin ninguna consecuencia. ¡No volverá a pasar!".

A principios del siglo pasado, específicamente en el año de 1901, el empresario automotriz Henry Ford fue pionero de la producción en serie, su empresa se consolidó como un gigante de la industria y gracias a ello hoy en día es posible la fabricación de infinidad de productos con ventajas en los tiempos y procesos y optimizando el uso de materias primas. Ford motors dio empleo a millones de Estadounidenses, principalmente en Michigan y el noreste del país. En el año de 2008, la compañía tocó fondo y estuvo a punto de quebrar junto a la Chrysler y General Motors debidos a la gran crisis que vivió la economía mundial. A esto le podemos añadir los miles de trabajadores que perdieron su empleo y como en gran ejemplo tenemos Detroit, que quedo desconsolado por el abrupto golpe a su principal motor de economía, la manufactura.

A esto fue muy diferente al Sur de la Frontera durante esa época, posterior a la crisis económica y aunque México no es el mayor en cuánto a importación de autos para Estados Unidos, Japón, Canadá y Alemania se disputan por el primer lugar, ya que tienen algunas ventajas en comparación con otros países. Por otro lado, un poco más de cuarenta tratados de libre comercio, La Unión Europea junto con diversos países, permiten importar con cobros preferenciales varios tipos de materias primas.

Además de que todo esto, el tratado libre de comercio de América del Norte dice que aquellos autos hechos en México podrían pasar la frontera sin tener que pagar algún impuesto.

Este fue uno de los más grandes temas polémicos y centrales de toda la campaña que tuvo Donald Trump, quien repitió en diversas ocasiones que cancelaría el TLCAN, y además amenazó por si fuera poco a Ford, General Motors y por supuesto, a  Toyota.  El director ejecutivo de Fiat Chrysler, se refirió a la postura de Trump como “un cambio de juego para toda la industria automotriz."  ¿Y cómo no? Si este acuerdo desde 1994, más los costos accesibles de mano de obra, el fácil y acceso libre al mercado de estados unidos y que abarcan a 44 países más, lograron impulsar a México para convertirse en el cuarto exportador y ponerse en el séptimo mayor fabricante de autos en todo el mundo. Cabe mencionar que estas plataformas y plantas apoyaban a más de 750 mil empleados.

Además de que estos proveedores mexicanos se encargaban de suministrar un 40 por ciento de los componentes de todos los autos ensamblados en Estados Unidos, incluyendo desde cinturones de seguridad, fundas de asiento, hasta bolsas de aire. Lo que hace un total de un tercio de todas las exportaciones que hacía México a EU de automóviles o componentes asociados.

El plus que encontraron estos fabricantes en México fue la menor base de costo, lo que quiere decir que estos generalmente utilizaban plantas en el país para ensamblar autos, ya que no es tan rentable en EU. Así que con todo esto, la pregunta es, ¿Quién perdió más? ¿Estos distribuidores o nosotros?

Por favor, deje su comentario.