Inicie sesión

Iniciar sesión

¿Olvidó su contraseña?

Crear Cuenta

Registrarse

0

Los riesgos de venta y compra de autos con coyotes

Los riesgos de venta y compra de autos con coyotes

Es importante ser cuidadoso durante la compra, sobre todo si hay intermediarios, pues te expones a grandes riesgos en la venta y compra de autos con coyotes.

Compra de autos con coyotes

Comprar un auto es una transacción que debe ser tratada como una inversión delicada, pues se invertirá un capital importante para adquirir un bien que tendrá una repercusión directa en tu calidad de vida. Escoger entre comprar un auto nuevo o usado siempre dependerá de tus necesidades personales y presupuesto; aunque para la mayoría de las personas que no desean recurrir a un crédito es más sencillo decantarse por los vehículos usados o semi-nuevos, pues representan un ahorro considerable.

Un automóvil nuevo, apenas abandona la agencia, sufre una depreciación durante su primer año estimada de un 35% y que puede llegar al 43% en vehículos de alta gama. El precio sigue disminuyendo a medida que transcurre el tiempo y suma kilómetros a su recorrido. Esto hace que el precio de los vehículos usados sea altamente competitivo, incluso puede hacer que un modelo de lujo sea mucho más accesible para personas que nunca podrían costear uno completamente nuevo.

Los intermediarios

Para abaratar aún más el costo, muchas personas deciden evitar las agencias de autos (que también están autorizadas para comerciar con autos semi-nuevos y usados) y deciden pactar directamente con vendedores/compradores o utilizar un intermediario informal. He aquí donde comienzan los riesgos, pues si bien hay personas que se dedican al comercio de vehículos de forma honesta, abundan seres inescrupulosos dispuestos a estafar.

Los trucos de los coyotes para engañar compradores

Los coyotes disponen de un arsenal de trucos que no dudarán en utilizar para hacer que los compradores caigan en sus trampas. No todos los coyotes tienen un aspecto dudoso, incluso hay unos que aseveran trabajar con distribuidores o agencias autorizadas, mientras que otros harán gala de sus encantos y don de palabra para envolver a su presa. La ventaja es que suelen tener más o menos las mismas estrategias que pueden funcionar como señal de alarma. Algunos de las estratagemas que utilizan los coyotes para efectuar una venta son:

Kilometraje

La cantidad de kilómetros recorridos por un auto suele ser un muy buen indicador del desgaste, incluso mucho más que el tiempo de fabricación. El problema viene porque los coyotes conocen métodos para bajar la cantidad de kilómetros indicados en el tablero, para hacerte creer que no tuvo casi uso. Esta práctica es bastante común, incluso hay lugares donde cobran una cantidad módica de dinero por hacer este servicio. La única opción es revisar el estado de los interiores del auto y exigir el carnet de servicios, donde suelen apuntar el recorrido real.

Maquillaje

Los coyotes hacen todo lo posible por hacer lucir el auto impecable y bien cuidado, además de encubrir los fallos estéticos y mecánicos que puedan existir. No sólo enceran el exterior, asean la tapicería, pulen las llantas y ventanas; sino que además lavan el motor para encubrir fugas de aceite. Hay trucos para ocultar fallos importantes; por ejemplo, hay aditivos que se agregan al aceite del motor para evitar que salga humo blanco durante varias semanas. Los defectos que oculta el maquillaje no pasan desapercibidos por el ojo experto, así que vale la pena revisar el auto con algún mecánico de confianza que sea capaz de chequear el motor en busca de posibles trampas y triquiñuelas para ocultar desperfectos mecánicos.

Documentación

Lo primero que va a decir un coyote es que todo está pagado y en regla; pero es posible que existan problemas con la documentación y legalidad del auto en cuestión. Un auto muy económico es señal de alarma, puede seguir en deuda, tener multas, estar reportado como robado, refacturado, deudas por tenencias, entre otras cosas. Lo ideal es hacer las revisiones correspondientes antes de adquirir el vehículo, pero si la transacción se hace en uno de los tianguis o mercados informales, es probable que sólo tengas la oportunidad de revisar vía web en las páginas de REPUVE o en Finanzas del DF pero estos sitios webs a veces no están actualizados así que deberías hacer la consulta personalmente.

Condiciones del auto

El coyote nunca aceptará que el auto fue chocado, que ha tenido reparaciones mayores o muchos dueños; esto es porque obviamente un carro que ha sufrido un accidente o grandes fallas nunca quedará tan bien como antes, no garantiza que se hayan utilizado las piezas originales o adecuadas para el modelo y esto disminuye el precio final. Para evitar esto es importante revisar con atención la latonería del vehículo. Busca dobleces en el chasis, puntos de soldaduras, dobleces en la cajuela o el cofre; levanta la llanta de repuesto, revisa que el depósito no tenga arrugas o golpes pues suelen ser indicadores de colisiones.

Llantas remarcadas

Para ocultar el mal estado y desgaste de las llantas, los coyotes pueden remarcar las llantas, tallando el dibujo. Esto aumenta el relieve de las hendiduras y el dibujo, pero adelgaza la superficie de rodamiento, lo que las hace aún más vulnerables a pinchaduras y reventones inesperados. Esta práctica es extremadamente peligrosa, pero les evita tener que reemplazar llantas gastadas y mejora el aspecto general del auto.

Piden Anticipos

Exigen dinero para apartar el auto y asegurar la venta mientras se hace el papeleo legal para traspasar el auto a tu propiedad. El problema viene con que a veces incumplen su contrato o el comprador detecta sus artimañas, con lo que desaparecen y se llevan el dinero del anticipo.

Trucos de los coyotes para engañar a vendedores

Si crees que estos inescrupulosos intermediarios se dedican sólo a timar a compradores incautos, es mejor que te detengas antes de aceptar cualquier ayuda para vender tu auto usado. Se sabe de casos de personas engañadas por supuestas agencias establecidas y personas que se ofrecen a comprar directamente el vehículo.

Cheques falsos

El estafador suele llamar respondiendo a anuncios de ventas directas, afirmando que desean comprar tu vehículo, pero no negocian el precio sino que aceptan inmediatamente lo que sea que pidas por ello. El modus operandi varía desde este punto, hay algunos que dicen ser los compradores directos, se identifican con un nombre falso, siguen el protocolo de venta y pagan con cheques falsos o sin fondos. Hay varios artículos explicando cómo funciona esta estafa.

El lote de autos

Existe otra modalidad de estafas en ventas de vehículos en la que un individuo llama diciendo que ya tiene un comprador para el vehículo pero que para hacer la transacción más sencilla necesitas dejar tu auto usado en consignación en su lote. Una vez allí, te hacen llenar algún contrato por mero protocolo, pero que oculta cierta cláusula que reza que en caso de no hacerse la venta deberás cancelar cierto porcentaje al lote; lo cual hacen parecer poco importante pues ya tienen comprador para tu auto. El problema viene cuando dicen que el comprador se arrepintió y que para retirar tu auto debes cancelar la penalidad. Esto también ha sido denunciado por varios .

Pago en efectivo

En esta modalidad te llaman para comprar el auto usado, pero afirman que sólo pueden hacer el pago en efectivo, lo que te conviene pues no perderás el porcentaje que cobra el banco por la transacción. Toda la venta ocurre con completa normalidad y legalidad, pero el día del pago te asaltan; obviamente por personas conectadas con los compradores. Pierdes el auto y el dinero del pago.

Aprende a identificar a los coyotes

Lo único que puede salvarte de las prácticas deshonestas de los coyotes es el sentido común. En primer lugar recuerda que no todo lo que brilla es oro y si un trato suena excesivamente bueno y tentador, es posible que sea una estafa. Sin embargo, existen otras señales de alarma que pueden alertarte de la presencia de un coyote.

  • En primer lugar, evalúa el espacio donde transcurre la compra/venta de autos. Si estás en medio de la calle o en un tianguis, es muy probable que te encuentres en las manos de un coyote. Sólo las agencias de autos debidamente identificadas y que cumplen con todas las ordenanzas legales son las entidades que pueden ofrecer garantías por los vehículos que venden. Si no quieres usar esos servicios, entonces busca hacer negocios directamente con el dueño del auto.

 

  • Si contactas con el vendedor a través de un anuncio en el diario, evita aquellos que se ofrecen con anuncios muy cortos. Esto es porque se pagan por palabra y los coyotes suelen publicar varios autos al mismo tiempo y buscan ahorrar a máximo.

 

  • El coyote preguntará de entrada cuánto dinero dispones para gastar. De este modo se asegura de cobrar el máximo posible por el auto, aunque éste no tenga las condiciones ni la garantía de su correcto funcionamiento. Y si puede, te pedirá un anticipo.

 

  • Actúan con prisa. No quieren esperar a que hagas las revisiones pertinentes, ni que te lo pienses demasiado. El coyote intentará vender lo mas rápido posible para evitar que te arrepientas o que notes cualquier falla que pueda tener el vehículo.

 

  • El auto tiene placas de Estados Unidos, pero aseguran que lo entregarán con documentos y placas en regla al momento de la venta.

 

  • Exigen pago sólo en efectivo, nunca en cheques.

 

Consejos para comprar un auto usado de forma segura

  • Si no haces la transacción en una agencia autorizada, entonces negocia directamente con el dueño del vehículo; es decir, la persona que aparece en el documento de propiedad. Evita intermediarios.

 

  • Busca y compara precios del modelo que tienes en mente. Adquiere información para que puedas tener idea de lo que es un precio justo, de cuánto pueden pedirte y lo que estás dispuesto a negociar.

 

  • Realiza una revisión exhaustiva del auto, de ser posible en compañía del mecánico de confianza. Un vendedor honesto no tendrá problema con esto y te informará de cualquier modificación o reparación hecha en el auto.

 

  • Prueba el auto a baja velocidad en un lugar tranquilo, con las ventanas abajo para escuchar cualquier ruido extraño en el motor. Intenta probarlo en terrenos que hagan trabajar la suspensión.

Documentación

  • La documentación es de los aspectos más importantes, pues es la única forma de comprobar la solvencia del auto. Pide los tres comprobantes más recientes del pago de tenencias.

 

  • Revisa el estatus legal del auto. Verifica directamente en el departamento de tesorería que no haya ninguna deuda asociada al vehículo, asimismo, pide informes en REPUVE, VINTRA y Policía Federal de Caminos para descartar que sea robado.

 

  • Si ha tenido varios dueños, verifica en la Tesorería del Estado quienes han sido y el trazo de las transacciones de compra/venta.

 

  • Exige al dueño la factura original de compra/venta del auto. Si no existe, puedes exigir un documento que le acredite como el propietario legal para hacer la venta.

 

  • Si no hay una factura, sino que te presentan un documento o carta notariada para probar su procedencia, entonces acude a la notaría y pide copia el documento y corroborarla con el registro que se tenga del vehículo en el departamento de tesorería del estado.

 

  • Corrobora los números de serial de la carrocería y del motor. Deben coincidir con los que aparecen en los documentos. En caso de que el motor sea diferente pues haya sido cambiado, es importante solicitar la factura del motor. Con esta factura debes pedir un reporte de robo con las autoridades, pues es posible que haya pertenecido a un auto robado. Si no tienen forma legal de respaldar la procedencia de este motor evita comprar el auto, porque si te lo exigen en alguna revisión debes demostrar su procedencia aunque no haya reporte en su contra.

 

  • Para cerrar la venta debes tener copia de la credencial de elector del vendedor, original de carta responsiva, copia del comprobante de domicilio, original del contrato de compra, comprobante de pago, pagos de tenencia, factura original, tarjeta de circulación y placas.

Por favor, deje su comentario.